Page 5 - BITÁCORA
P. 5

“Del bueno aprenderás las cosas buenas;
                                      Más  si  con  malos  tú  te  revolvieres,  perderás  el

                                buen seso que tuvieres”.

                        De  esta  manera  el  buen  profesor  es  aquel,  que  enseñando  a
                  propósito  de  la  ciencia  y  de  las  artes,  aprovecha  para  inculcar  buenos
                  deseos en sus alumnos y los ejercita en el arte de saber ver, para que

                  logren trascender del conocimiento material al conocimiento espiritual.

                        El maestro enseña, que además de una ética del saber, del hacer y
                  del conversar, dando valor de verdad a la palabra, también existe una

                  ética del ver con rectitud de intensión. Ya decía Platón, que el maestro es
                  aquel  que  conoce  la  ciencia  de  la  iluminación  del  espíritu  y  que  la
                  academia es una escuela de formación de la personalidad.


                        Por  eso  San  Juan  Bosco,  de  quien  dicen  sus  biógrafos:  “nació

                  educador y nació sociólogo, para que fuera el estandarte de la educación
                  católica en los tiempos modernos”, nos enseña:


                             Ser profesor es el mejor negocio, Dios lo paga en esta vida y en la
                        otra. Todo educando ha de capacitarse en aprender a apreciar el bien y la
                        belleza.  No  hay  formación  intelectual  sin  que  sea  al  mismo  tiempo
                        educación.  El  maestro  no  debe  jamás  olvidar  la  alta  misión  de  formar  a
                        toda la persona, encaminándola  a sus altos destinos. La educación moral
                        y  religiosa  es  el  punto  central  de  toda  educación.  El  maestro  forma  la
                        conciencia,  el  sentido  del  deber,  de  la  responsabilidad,  el  corazón  cuyo
                        centro es el amor, y la voluntad cuyo eje es la sabiduría que es el arte de

                        gobernarse uno mismo. (Ideario Pedagógico de San Juan Bosco, educación
                        estética, educación intelectual y educación moral).

                        El gran teólogo del siglo XII, Santo Tomás de Aquino, afirma que “la

                  función del maestro es explicar la verdad, abrir el camino y comunicar la
                  vida del alma.” Así, plenamente definida por este gran doctor la función
                  social del maestro, podemos entender que muy grande tiene que ser su

                  dignidad y comprendemos porque en lo alto del orden social también se
                  encuentran los profesores. por eso desde la Edad Medía se le considera a

                  los maestros: “la nobleza togada”.


                                                                                                            3
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10