Page 7 - BITÁCORA
P. 7

Fundación de la Orden Dominica


                        Por: Álvaro4 Gallón Rodríguez
                        22 de diciembre de 2016

                        Era  el  año  1198,  cuando  sube  al  trono  de  San  Pedro  el  Papa

                  Inocencio III, quien iba a convocar el Concilio de Letrán para promover y
                  estabilizar  la  vida  religiosa.  Desde  el  siglo  anterior  ya  habían  surgido

                  distintos  movimientos,  especialmente  de  laicos  que  querían  llevar  una
                  vida,  que  en  los  detalles,  fuera  conforme  con  el  entusiasmo  de  la

                  primitiva  Iglesia.  Eran  las  primeras  luces  del  movimiento  de  la
                  Observancia, que iniciaría siglos después San Vicente Ferrer, con base en
                  las enseñanzas de su padre fundador y la teología de Santo Tomás de

                  Aquino.

                        Para el año 1198, Santo Domingo de Guzmán (1170-1221) apenas

                  tenía 28 años y ya era un clérigo episcopal, más exactamente era clérigo
                  de la Diócesis de Osma. Su Obispo Diego de Acevedo, renuncia a su sede

                  episcopal  para  no  tener  responsabilidades  administrativas  y  poder
                  dedicarse de lleno a la evangelización. Santo Domingo lo acompaña en

                  esta empresa llevando el título de Predicador delegado para la Provincia
                  de  Narbona.  Durante  este  tiempo  varias  veces  es  llamado  para  ser

                  consagrado  obispo,  pero  él  rechaza  enérgicamente  las  dignidades
                  eclesiásticas.  Solamente  en  el  año  2014,  acepta  al  Obispo  Fulco,  de la
                  Provincia de Tolosa, ser cura párroco de la población de Fanjeaux. Sin

                  embargo,  lo  que  realmente  deseaba  era  fundar  una  Orden  Religiosa
                  destinada  a  refutar  doctrinariamente  las  herejías  y  evangelizar  a  los

                  pueblos no cristianos.

                        Santo  Domingo  participa  en  la  Cruzada  contra  los  Cataros,  secta

                  herética  que  negaba  la  existencia  del  infierno,    y  que  fuera  combatida
                  doctrinaria  y  militarmente  según  decreto  del  Papa  Inocencio  III.  Su

                  presencia  en  la  Batalla  de  Muret  (o  Monforte),  ocurrida  el  12  de
                  septiembre de 1213,  es  representada    en  lienzos de pintores  famosos,






                                                                                                            5
   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12