Page 8 - Revista Bitacora
P. 8

que lo muestran con un crucifijo en la mano en medio de la batalla,
                  el cual recibe las fechas que a él no lo tocan,


                        Así  las cosas, no  es de extrañar que  para el  año 1216,  Santo

                  Domingo  y  un  reducido  número  de  compañeros  sacerdotes  se
                  presentarán ante el Papa Inocencio III, para que aprobara la constitución
                  de una  Orden, fundamentada  en  “El Comentario”  de la  Regla de San

                  Agustín. Esta Orden aprobada  el 22 de diciembre de ese mismo año
                  llevaría el insólito nombre de “Predicadores”.


                        Es un nombre bastante curioso para el ambiente del siglo XIII donde

                  a todo se le daba el nombre de un santo protector. Sin embargo, su idea
                  jugaba con las grandes misiones apostólicas creadas por Inocencio III y
                  él rápidamente el Papa intuyó que era inspirada por Dios y representaba

                  la continuación de su obra a lo largo de la historia.

                        Santo Domingo, adoptó para su Orden los colores blanco y negro,

                  que significan: pureza y penitencia, muerte y resurrección, mortificación
                  y alegría, renuncia al  mundo  y  posesión de Cristo.  Y su  lema era:

                  "Laudare, Benedicere, Pradicare" que significa "Alabar, Bendecir,
                  Predicar".


                        En el año 1351  el gran  predicador medieval Santiago  de Vitry,
                  presenta  escatológicamente  la  fundación  de la Orden de  Predicadores

                  como el comienzo de la última etapa del orden apostólico y las cuatro
                  características  que  la  signan  son:  Dependencia  directa  del  Papa,  ser

                  universal, alimentar al mundo entero con el pan de la palabra y obrar de
                  acuerdo con la pobreza evangélica que es hacer un uso moderado de los

                  bienes permitidos.

                  Además de la Cruz con flores de Liz, derivada de la Orden Antoniana, y el

                  Sol. Otro de los símbolos de la Orden es el perro de cacería con una tea
                  encendida  en  la  boca,  según  el  sueño  que  tuvo  la  madre  de  Santo

                  Domingo, antes de él nacer. Se dice que los dominicos a ejemplo de su
                  Santo fundador, por medio del  estudio logran la  santidad de vida y




                  6
   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13